Chillón - Festejos

FIESTAS



LA VAQUILLA.- La fiesta de la Vaquilla constituye la más rica pieza del folclore chillonero. La Vaquilla es un armazón de madera, simulando el cuerpo y la cabeza de una vaca, con su cornamenta. El cuerpo va cubierto de un lienzo pintado para simular la piel del animal. La persona que la lleva se la coloca sobre su cabeza y con ella trata de imitar los movimientos del animal, mientras corre detrás de la gente.

El origen de la fiesta está en la peste que asoló Chillón entre 1582 y 1583, trayendo por ello una imagen de San Roque, y sacada en procesión cesó la enfermedad. Por ello se le toma por Patrón y se constituye la Hermandad de San Roque, cuyos componentes van ataviados a la vieja usanza de siglos pasados.

La fiesta de la Vaquilla es una alegoría de lo sucedido: la Vaquilla simboliza la peste; el recorrido que hace por las calles del pueblo en la noche del día 13 de agosto es una alusión a cómo la peste se había extendido por el pueblo; el acto que se celebra el día 14 con la muerte simbólica de la vaquilla recuerda el cese de la peste ante la aparición de San Roque.



FIESTAS PATRONALES.- Se celebran del 12 al 17 de agosto en honor al Patrón San Roque.

El día 12 de agosto tiene lugar la romería a la ermita de la Virgen del Castillo, donde cientos de personas suben al santuario para bajar por la tarde a su Patrona hasta Chillón. En esta bajada desde la sierra hasta el pueblo, la imagen de la Virgen es acompañada por los romeros, que son recibidos a la entrada de Chillón en el paraje conocido como “El Bombo”, donde se encuentra una fuente con el mismo nombre.

Otras fuentes que se encuentran en este recorrido antes de llegar a la población son las que se llaman “Pilarejos”, “Mantequilla”, “Fuentecita” y “Rumbrosa”. Desde “El Bombo” la Virgen es llevada hasta la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista y Santo Domingo de Silos, donde permanecerá hasta el primer domingo de octubre, que es devuelta a la ermita.



FIESTAS DE MAYO.- Se celebran del 28 al 31, en honor a la Virgen del Castillo.

ENRAMÁ Y CENCERRADA (24 de junio).-

La Enramá: se echa un poco de paja dándole forma de cruz o se hace una cruz con cal en la puerta de una moza soltera. Hasta hace unos años se solían colgar en las ventanas de las casas frutas y plantas. Se hace de noche para que se descubra al amanecer.

En la Cencerrada salen los niños de la Iglesia tocando cencerros “para despertar a San Juan”.

PERICOS- PALO.- Son muñecos hechos de paja con cabeza de calabaza que, según la tradición, representan a personas de poco seso y cuya finalidad es criticarlas. Se colocan en la calle al amanecer del día 29 de junio, y son manteados al atardecer de dicho día.

Español





Iniciar sesión
Crear una cuenta

Share on facebook
Términos de uso y política comercial  Condiciones de Venta