ALMADEN

 

[]Pudiendo ser su estructura urbaalmaden15nística de origen musulmán, los inicios de la población vienen determinados por los edificios levantados con la finalidad de defender la mina, llamados hisn al-ma´din, el ‘fuerte de la mina’.

Se han hallado monedas y otros objetos de cultura árabe en los antiguos trabajos mineros, como escribe, sobre esta población, los historiadores árabes Rasis e Ibu Fachi Allak Omari. Prueba de sus orígenes es la abundancia de términos de origen árabe empleados en las minas, como alarife, término que se utiliza por albañil, aludel por caño, jabeca o xabeca por horno, azogue por mercurio y el propio nombre de la ciudad Almadén, que significa ‘la mina’.

La población permaneció bajo poder musulmán hasta 1151, en que Alfonso VII conquistó la comarca. En 1168 Alfonso VIII hizo cesión del territorio al conde don Nuño de Lara y al maestre de Calatrava, pasando a ser el pueblo patrimonio de la Orden de Calatrava junto con la dehesa de Castilseras. En mayo de 1218, Fernando III confirmó la donación, que fue renovada por Alfonso X el Sabio en abril de 1251, y por Sancho IV, aumentándola, en 1285 y 1289. La Orden explotó las minas cediéndolas en arriendo a particulares.

En 1417 recibió el título de villa. Al incorporarse los Maestrazgos a la Corona en 1512, el Tesoro comienza a incautarse de las rentas de Almadén. Para explotarlas se usaba mano de obra esclava y presidiaria.

En 1523 finaliza el arriendo de los Maestrazgos, y por ende el de los pozos de Almadén, quedando el 4 de mayo de dicho año incorporados perpetuamente a la Corona de Castilla.

Hasta mediados del siglo XVII la explotación de las minas fue realizada por particulares por un derecho concedido por la Corona de Castilla, pero a partir de 1645 la mina vuelve a manos del Estado. A partir de esa fecha se inicia un periodo de lentas reformas, nombramientos de superintendentes y la explotación de nuevos filones.

Por el rey Carlos III mediante la Real Orden de 14 de julio de 1777, se creó la Academia de Minería y Geografía Subterránea de Almadén, siendo su primer director el alemán Enrique Cristóbal Störr. La Academia de Minería de Almadén fue la primera que se crea en España y la cuarta del mundo, después de las de Friburgo (Sajonia) en 1767, Schemnitz (Hungría) en 1770 y el Instituto Especial de Minas de San Petersburgo (Rusia) en 1772.

En 1795 se construye el edificio de la Academia donde se desarrollaron las enseñanzas de minas hasta 1973 y que albergaba, a su vez, un Museo de minas. En las aulas de la Academia enseñaron y estudiaron diversos personajes de gran talla, entre ellos, Andrés Manuel del Río descubridor del vanadio.

En 1792 Carlos IV concedió a la villa más privilegios. En suma, durante el siglo XVIII la ciudad se expandió y tuvo lugar una gran labor arquitectónica: se construyó el hospital de mineros, la plaza de toros, la Escuela de Capataces de Minas y la Real Cárcel de Forzados, hoy desaparecida y construida en 1754 por el ingeniero Silvestre Abarca.

En la Guerra de la Independencia cayó en poder de los franceses, mandados por el Mariscal Victor, el 15 de enero de 1810, permaneciendo las tropas francesas en el lugar hasta 1812.

En octubre de 1836, ante el avance del General Carlista Gómez, el Superintendente de Almadén D. Manuel de la Puente y Aranguren, fortifica parte de la población, especialmente las ruinas del Castillo de Retamar, las casas cercanas y la academia de Minas, denominando a todo el conjunto fuerte de María Cristina, el día 24 los carlistas han tomado la mitad de la población que está en llamas, ante esta situación el Superintendente rinde la villa, poniendo como condición que se respete el establecimiento minero por ser un bien nacional. Dos años después la atacaron las fuerzas que mandaba don Basilio Antonio García.

El 6 de octubre de 1840 una comisión de manchegos entre los que estaban los liberales de Almadén, felicitan al pacificador de la nación el general Espartero, durante estos años la ciudad así como el establecimiento minero tienen liberales en los puestos de mando. Después del periodo liberal y antes de la guerra civil, Almadén ha tenido una población cuya mayoría era republicana.

Durante la guerra civil española (1936-39), la ciudad quedó en la zona republicana, entrando las tropas sublevadas contra la república en la ciudad al mando del general Queipo de LLano el 27 de marzo del año 1939, unos días antes del fin de la contienda.

Almadén fue candaltidata a ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en dos ocasiones. La candidatura a Patrimonio en esas dos oportunidades fue presentada como «Ruta del Binomio de la Plata y el Mercurio en el Camino Intercontinental», candidatura compartida con otras dos localizaciones, las minas de San Luis Potosí (México) y las minas de Idrija (Idria) (Eslovenia). La primera presentación fue en Sevilla en 2009, quedando a un solo punto, siendo nombrada en su lugar la Torre de Hércules (La Coruña). La segunda vez fue en Brasilia (Brasil) en 2010, quedándose también a las puertas, a consecuencia de fallos en pequeños detalles en el proyecto de Potosí (México).

Almadén junto a Idrija (Idria) volvió a presentar en París la candidatura para el año 2012, esta vez sin el proyecto de Potosí. La candidatura se presentó con el nombre de «Patrimonio del Mercurio Idria y Almadén» 

Las minas de Almadén e Idrija representan los máximos ejemplos de depósitos de mercurio en el mundo, así como las más importantes colecciones de tecnología relacionada con la extracción de dicho material que han llegado hasta nuestros días. La importancia de estos dos lugares radica no solo en el material que extraían sino en el papel clave que el mercurio tuvo en la obtención de plata a partir del mineral en bruto, que se utilizó desde el siglo XVI en las minas de América. Todas estas razones llevaron a la inclusión en la Lista de Patrimonio Mundial de esta candidatura internacional presentada de forma conjunta por España y Eslovenia durante el Comité de Patrimonio Mundial celebrado en 2012.

 

 

Español





Iniciar sesión
Crear una cuenta

Share on facebook
Términos de uso y política comercial  Condiciones de Venta